domingo, 28 de febrero de 2010

Avatar

Bienvenidos a Pandora. La película gira en torno a esta luna del planeta Polifemo mitad selva amazónica, mitad paraíso espiritual donde los humanos llegan en el futuro. Las relaciones con la población indígena humanoide na´vi se ven condicionadas por el deseo de adquirir un material que aporta energía llamado unobtanium- de inobtenible- y por tanto van desde la "amistosa" investigación científica a la beligerante coacción a que se retiren de su tierra natal. Para llevar a cabo las investigaciones, los seres humanos se introducen en unas réplicas de los alienígenas y con el tiempo, el vínculo que se establece con el avatar supera la unión electrónica, muy parecida a la de un simulador.

UN MUNDO MARAVILLOSO MUY PARECIDO AL REAL
La cercanía que siente el público hacia Pandora tiene tan buen efecto a causa de que es, ni más ni menos, que la proyección del ideal natural que se adquiere desde la perspectiva concienciada de un ecologista o un estudioso y amante del medio ambiente en la Tierra. La integración del humanoide con la naturaleza recuerda a que llevan a cabo los aborígenes del Amazonas y de otras tantas partes del globo. Cuando se habla de una especie de madre que todo lo une, a uno le viene a la cabeza la madre naturaleza de los indios americanos. El hombre cuando llega a Pandora no ve útil esa conexión porque la ha perdido, pero en su fuero interno, su ser sigue fiel al legado que ha dejado impreso nuestro ecosistema en nuestra memoria. Jake Sully llega a sentirlo, así como los otros científicos. La ceguera se produce por la necesidad de un mineral corriente y moliente que permitiría perpetuar, o alargar un poco más, nuestra forma de vida; o la ceguera de un veterano militar que no se va a dejar derrotar.


UNA GUERRA DE IRAQ A LA VISTA
No podría ser más clara la referencia a tantos y tantos conflictos que han sembrado la historia. El fin justifica los medios tanto en la realidad como en el cine, por lo que Cameron se sirve de una temática excesivamente privisible y manida basada en la maldad de los malos y la gran bondad que alcanzan los seres que se paran a pensar durante un segundo en lo que están haciendo. El contenido revolucionario se basa en la premisa de que lo justo se termina imponiendo a toda lógica; un argumento que no habla a favor del mantenimiento de muchas situaciones políticas y sociales, pero a las que tampoco pone ninguna solución más allá del mantenimiento de los lazos que parece que unen a todos los seres vivos de Pandora.

UNA HISTORIA DE AVENTURAS EN 3-D
Cuando uno sale de ver Avatar, uno se da cuenta de que algo ha cambiado. Eso es cierto. Se ha alcanzado desde Hollywood una respuesta a la crisis del cine a través de un paso más en la innovación técnica: el 3-D. Salí del cine con la impresión de que la película me había gustado, puesto que distraía con el suspense y narcotizaba con la riqueza del habitat en el discurría: el tiempo se pasa muy rápido viendo una película de aventuras llevada a cabo tan metódicamente- es decir, sin fallos en el guión, la interpretación o el montaje-, pero lo que había ido todo el mundo a ver eran las tres dimensiones.


Cameron se ha erigido una vez más como el dueño y señor de las claves del espectáculo fácil a la par que elegante con el 3-D de Avatar, sin lugar a dudas, pero ¿por qué va a ser un referente para el futuro filmográfico? Porque es la película que más dinero ha recaudado en toda la historia del cine, claro está. Sin embargo, me atrevería a decir que ni creo, ni espero que vaya a ser una apuesta a largo plazo- al menos de forma generalizada-. Está claro que la gente, donde me incluyo, prefiere que le den algo especial a cambio de ir al cine- y de pagar lo mucho que vale-, pero el 3-D es tan sólo una novedad más que impacta precisamente por lo que tiene de relativamente inédito y novedoso. Tengo confianza en esta idea puesto que soy de los que, como Javier Ocaña, opina que si éstos son los derroteros que va a seguir el cine a partir de ahora, que pare el tren, que yo me bajo. El espectáculo está bien, pero dosificado en sus dosis saludables.

FICHA TÉCNICA:
TÍTULO: Avatar
DIRECTOR: James Cameron
GUIÓN: James Cameron, Jon Landau, Rae Sanchini
REPARTO: Sam Worthington, Zoe Saldaña, Sigourney Weaver, Stephen Lang y Michelle Rodríguez
MÚSICA: James Horner
PAÍS DE PROCEDENCIA: EEUU
DURACIÓN: 162 min.

4 comentarios:

Ferdy el Dandy dijo...

Es cierto que Avatar plantea al espectador que los fines que se persiguen con las guerras tienen unos costes muy altos y además suelen ser económicos. Pero la solución que da al dilema, más que revolucionaria es posible tildarla de niñería.

Al introducir a la diosa de los omaticaya al final, sólo demuestra que la justicia en la historia no se puede obtener más que de forma ilógica.

Salí sorprendido del cine, pero sé también que Cameron estaba más pendiente de tener a todo el mundo embobado ante la pantalla que preocupado de que pensasen.

John Dillinger dijo...

Va bene, va bene, yo tampoco voy a negar el espectáculo del peliculón pero a mi a ratos se me hizo algo pesada y, por cierto, sali con una idea parecida, la de una guerra futurista entre indios y vaqueros a lo largo de toda la pelicula-más que de un conflicto actual- incluso a la conquista de américa -indígenas y conquistadores- la imagen se repite. Vamos que el buen Cameron tampoco se ha quedado calvo.

Lo del formato 3-D también lo comparto, pues en plena era de la multimedia esto será una cosa más y luego vendran cosas mejores. No puede ser tan significativo como esa primera pelicula de la que los espectadores salían espantaos porque pensaban que el tren iba a salir de la pantalla para esparcir sus cuerpos inertes por la sala. Eso si que era del todo novedoso.

Un abrazo cañonerou!!

elgat dijo...

Alfred Hitchcok le dijo una vez a François Truffaut: “Rodar películas, para mí, quiere decir en primer lugar y ante todo contar una historia. Esta historia puede ser inverosímil, pero no debe ser jamás banal. Es preferible que sea dramática y humana. El drama es una vida de la que se han eliminado los momentos aburridos. Luego, entra en juego la técnica y aquí soy enemigo del virtuosismo. Hay que sumar la técnica a la acción. (…) La belleza de las imágenes, la belleza de los movimientos, el ritmo, los efectos, todo debe someterse y sacrificarse a la acción.”

Algo tan trascendental para comentar una película intrascendente Avatar, si, la tenia que ver para poder opinar todo el mundo me hablaba de ella.

La película la encontre simple y muy tramposa, con la excusa del ecologismo te tragas media película de una sangrienta batalla, vale no se ve sangre, pero que aburrimiento.

Los personajes que habitan Avatar son feos, demasiado feos, aparte de ser todos casi iguales (que hece que se confundan entre sí) son un híbrido entre cerdo, pitufo y humano que repele a la vista. Demasiado tiempo viendo a estos feos personajes en pantalla. El mundo creado es bonito, llamativo pero (me reitero) ¡¡Qué feos son sus habitantes!!

Me he leído todos los créditos buscando por alguna parte la mano, o el reconocimiento al menos, de Roger Dean, ilustrador británico responsable de la ilustración de muchas portadas de álbunes de finales de los 60 y 70, pero también diseñador y arquitecto, y no he visto nada

Roger Dean empezo a crear las Tapas de Yes a partir del año 1973 con “Fragile” y las montañas flotantes, paisajes y animales en la pelicula son copia al %100 de sus creaciones,

Tengo varios libros suyos y anoche al terminar de ver la peli volví a mirarlos y ya no me cupo ninguna duda.

i e s u dijo...

El otro día fui a ver Avatar, al fin y por descarte, porque no encontrábamos nada interesante en la cartelera (y eso que yo me conformo con cualquier cosa tipo chico encuentra a chica y se besan).

Me pareció increíble que con unos personajes tan chulos, unos medios tan enormes, al final todo quede en una batallita bélica. Tan fácil resultaría contar una historia bonita, tenían lo más difícil ya hecho.

Los americanos son así de simples, el caso es que yo los admiro en muchas cosas, me gusta a veces esa simpleza, pero no en esto. No entiendo esa obsesión por el apocalipsis, la guerra, las catástrofes y el fin de mundo. Sería interesante hablar sobre eso.

Hay una película, El libro de Eli, que me pareció interesante al principio, quería verla pero es que... la acción transcsurre después de una especie de gran guerra final que casi aniquila el planeta. Podría generar una historia interesnte. Pues no. Trata de cómo los supervivientes se aniquilan entre ellos. Genial. Guerra después de la guerra, Y después de la última, qué más!

No dejéis de ver...

Prometo por mi conciencia y honor que no participo en la producción de estas dos películas, las publicito en cuanto puedo porque me apasionaron: El secreto de sus ojos y El baile de la Victoria. Geniales!

Saludos a todos.